Sí, es posible cambiar las actitudes de riesgo vial

Si nos paramos a pensar un poco, veremos que los siniestros viales no están tan relacionados con lo que el conductor sabe o no sabe o con lo que el conductor sabe hacer o no sabe hacer, como con aquello que el conductor quiere o no quiere hacer. En el fondo, es una cuestión de actitudes, y si esas actitudes son de riesgo antes o después podemos tener un problema de mayor o menor gravedad. Sobre todo, si tenemos unos hábitos que nos pongan en riesgo aunque no seamos conscientes de ello.

Actitudes en la conducción

Días atrás, trabajando con el equipo que tiene Campofrío en Valladolid, León y Burgos, asistimos a uno de esos episodios que dejan huella. Uno de nuestros participantes en el curso del Road Safety Simulator vio claramente las consecuencias de no mantener la distancia de seguridad. Chocó contra un vehículo al que seguía en caravana, una inestable y frágil moto, para más señas, que se llevó por delante sin poder evitarlo. A nuestro participante le cambió la cara por completo. Comprendió la gravedad de los hechos.

¿Por qué? Muy sencillo: reconoció que normalmente él no guarda distancias, se había puesto en situación y estaba reproduciendo punto por punto sus hábitos al volante. Y esos hábitos lo llevaron a chocar de forma ineludible e inapelable. No se lo tomó como un fracaso, sino como una oportunidad para aprender. Una oportunidad para cambiar de hábitos y de actitudes frente a la conducción segura. Aquellos ojos, aquella cara que se le quedó, lo decían todo. Dudo que se me olvide aquella expresión. Dudo que se le olvide lo que aprendió.

May 13 2014 Josep Camós Category: Noticias

Etiquetas: ,

LEAVE A REPLY

standardPostTransition
Perhaps the network unstable, please click refresh page.
Road Safety Simulator